Month: junio 2018

¿Cómo escoger la mejor música para trabajar?

Y de paso, evitar que tus compañeros de trabajo influyan negativamente en tu rendimiento, claro.

Bastante bien conocida está la imagen de ver a los profesionales creativos –casi siempre jóvenes- con auriculares enormes mientras realizan sus jornadas de trabajo. Obviamente, les permite enfocarse en lo que están haciendo y, de paso, evitar una cierta cantidad de ruidos que inevitablemente ocurren en una oficina.

Pero, no toda música vale. ¿Cuál escuchar? ¿Cómo escoger la música correcta? Es hora de descubrirlo gracias a un par de consejos para que la elección sea la mejor. Veamos.

Para tareas repetitivas: opta por las conocidas

Las tareas en las que la creatividad queda relegada al último lugar, y se trata por ende de tareas mecánicas, como llenar datos en una hoja de Excel, la mejor lista de canciones por las que puedes optar es la de los hits.

Esas canciones que conoces y que son alegres, que te gustan y te ponen en onda. Son las mejores para las tareas repetitivas, porque estarás inmerso mentalmente en las canciones, y tus manos harán el resto. Y no te equivocarás, aunque te cueste un montón creerlo.

¿Tienes una tarea difícil de por medio?

Si, por el contrario, no se trata de una tarea repetitiva, sino de una sola tarea muy difícil, lo mejor es escoger las canciones de los videojuegos. Porque trabajar y jugar tiene que ser parecido, donde superar niveles y resolver tareas sean los objetivos.

Así, gamificando el proceso, fácilmente encontrarás no solo la motivación para sacar el trabajo adelante, sino el enfoque para divertirte en el proceso.

No todos los videojuegos valen. Tendrás que buscar los mejores tracklists y descartar, porque si es un juego de terror, no molará para nada hacer el trabajo. Así que escoge bien.

Instrumental

Si, en cambio, necesitas concentrarte en una tarea que implica concentración y creatividad, es posible que la mejor decisión son esas canciones que carecen de letra.

Las canciones instrumentales –algunos decididamente tienen maestros como Mozart o Beethoven en su lista de obligados- son la mejor forma de meterse de cabeza en el trabajo que tienen por delante, sin importar lo exigente que pueda ser.

Sea cual sea tu caso, y sea cual sea la tarea que tienes por delante, debes saber que siempre hay una lista de canciones que favorecerán tu día en el trabajo. Busca además unos auriculares, porque los compañeros siempre tratarán de echar por tierra tu motivación. Para eso cobran un salario.

Escuchar música y hacer deporte: ¡A que mola!

Desde hace mucho más de una década, la ciencia se ha encargado de enarbolar numerosos informes sobre cómo influye la música en las actividades que realizamos a diario. Trabajar, hacer ejercicio, dormir, todas son actividades en las que la música puede incidir positivamente. O negativamente.

Hoy queremos hablar de hacer deporte, una de las actividades en las que todos tendremos la misma opinión: fácil de empezar, pero muy complicado para ser constante.

Pero si combinas ejercicio con música, es posible que tengas resultados diferentes a los que de seguro has obtenido en tiempos anteriores.

Música para motivación

Lo principal es motivarse, y todos tienen una canción favorita para hacerlo. Pero cuando se trata de hacer ejercicio o practicar algún deporte, es esencial que las canciones escogidas tengan una connotación de motivación explícita.

We are Warriors, de Queen, o Eye of the Tiger, famosa por su aparición en las películas de Rocky, son de las mejores para la motivación. Quizá, las más icónicas dentro de esta categoría.

Y es que motivarse es el primer paso para tener una jornada de ejercicios exitosa. Mucho del éxito y el rendimiento dependerá de la motivación que tengas antes de iniciar.

Fuerza e inspiración durante

El rock pesado es uno de los mejores géneros para encontrar el ritmo y la tensión competitiva. Los deportes que requieren de habilidad, ritmo y trabajo en equipo, demandan géneros como el hip hop o el pop.

Deportes en los que el rendimiento individual y la gallardía son imperativos, el rock pesado sigue siendo el género indiscutible para mantenerse enfocado durante todo el tiempo que dure la sesión, o bien de entrenamiento, o bien de competición.

Para entrenar, es diferente

Cuando se entrena, es diferente a cuando se compite contra alguien, o contra otro equipo. Por lo general, hay un momento final en el que la tensión del ejercicio debe disminuir progresivamente, por lo que generalmente, se suelen escoger músicas que vayan disminuyendo decibeles poco a poco.

Hacer deporte supone muchos sacrificios. Pero, sobre todo, demanda mucha disciplina para seguir haciéndolo en el mediano plazo, donde realmente aparecen todos los problemas, y donde la mayoría abandona.

En cambio, tan sólo con “cambiar el ritmo”, es posible encontrar mucho más que motivación e inspiración, sino encontrar el camino para mantener el enfoque y ser cada vez mejor en la práctica de cualquier deporte.